El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, afirmó hoy que la deducción de 400 euros en el IRPF para asalariados, autónomos y pensionistas agota “prácticamente” el margen de maniobra del Gobierno para tomar medidas discrecionales de cara a la desaceleración de la economía. Durante su intervención en el Foro Nueva Economía, Solbes explicó que la función del Ejecutivo ante el ajuste económico se centrará en “dejar actuar a los estabilizadores automáticos sin tomar medidas restrictivas” y en realizar un “adecuado” control de las políticas de gasto. El ministro destacó la “fortaleza” de la economía española para hacer frente a la desaceleración, al contar con unas cuentas públicas saneadas, aunque advirtió de que en épocas de dificultades, el paso al déficit es “relativamente fácil”.