El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, consideró hoy que las subidas de los precios del barril de crudo no serán "efímeras", dado que los últimos incrementos "no responden a componentes especulativos sino a componentes más estructurales". No obstante, en respuesta a una interpelación del PNV en el Senado, Solbes señaló que este incremento puede modificarse en los próximos años, pero aventuró que no será muy pronto, al tiempo que destacó que se trata de un problema internacional que España no podrá evitar en el futuro. El titular de Economía consideró "difícil" saber a qué nivel se estabilizará el crudo, y reconoció que la situación actual es "muy difícil", ya que el precio del barril se ha incrementado un 90% en los doce últimos meses y se ha triplicado desde el 2004.
Por todo, apostó por adaptar la economía española a la nueva realidad porque, a su parecer, cuanto más rápida sea esa adaptación, menor será el impacto del precio del crudo en términos de crecimiento. "Evitar asumir este coste sirve sólo para prolongar una espiral inflacionista que termina amplificando el impacto negativo", señaló. En este sentido, reconoció que con el sostenido incremento de los precios internacionales a estos niveles es "difícil" que la inflación baje "todo lo rápidamente" que el Gobierno desea. Admitió también que el repunte del petróleo tiene un impacto en la inflación y en el crecimiento, y añadió que, en España, supone además una pérdida de renta que, según Solbes, deben pagar los consumidores de crudo. "Todo el incremento del coste del crudo tiene que ser prácticamente financiado por aquellos que lo utilizan", aseguró Solbes para quien ésta es la forma "más eficiente" de ajustar a medio y largo plazo el consumo. Evitar un impacto generalizado Para el vicepresidente económico, lo "fundamental" en estas circunstancias es evitar que el impacto "inicial e inevitable" sobre la inflación se extienda de forma generalizada, por lo que consideró "más importante que nunca" reforzar en el diálogo social los elementos vinculados a la productividad, el empleo y los efectos de segunda ronda. Reconoció que el impacto de los repuntes del crudo es mayor en unos sectores que en otros, y aseguró que el Gobierno ha aplicado bastantes medidas en este sentido, aunque reiteró que es "muy difícil" rebajar la carga impositiva sobre el petróleo porque se trataría de subvencionar la compra del combustible con el dinero de los ciudadanos. Para Solbes, la rebaja de impuestos, desaconsejada por la CE, convertiría a España en un país aún más dependiente del exterior que es, a su parecer, lo contrario a lo que hay que hacer en estas circunstancias. No obstante, señaló que sí existen otras alternativas que el Gobierno se está planteando y que permitirán reducir a largo plazo parte de los problemas, como todo lo que se refiere a energías renovables y planes de eficiencia energética. "Somos conscientes de lo que está sucediendo y esto es una preocupación fundamental del Gobierno", señaló Solbes, tras reconocer que habrá algunas dificultades en los próximos trimestres y asegurar que el objetivo a medio plazo es que la situación actual se supere "en un tiempo razonable". El sector pesquero En cuanto al sector pesquero, para el que el senador del PNV Paulino Ramón Corcuera reclamó "medidas urgentes" por ser uno de los sectores más afectados por los incrementos del crudo, Solbes le recordó que el gasóleo del sector está exento de cualquier tipo de tributo. Asimismo, rechazó las críticas de Corcuera, quien acusó al Gobierno de dar al sector una respuesta "tibia e insastisfactoria", y enumeró cada una de las medidas que ha puesto en marcha el Ejecutivo para ayudar al sector, como las ayudas del ICO o el apoyo del Gobierno a la modernización de la flota con más de 50 millones de euros. En esta misma línea, Solbes indicó que el Gobierno prepara actualmente un documento conjunto con Francia, Italia y Portugal para solicitar ayudas a la UE para el sector pesquero, y se mostró dispuesto a trabajar con el sector para encontrar soluciones a largo y a corto plazo, aunque reconoció que existen "ciertos límites que no se pueden sobrepasar".