Solbes ha señalado que "vamos a ver cómo evolucionan las cosas, para hacer un buen diagnóstico" y actuar si es necesario. El vicepresidente admite que la situación es "difícil", pero reiteró que las posiciones de EEUU y Europa son "radicalmente diferentes".Así, incide en que Europa, y también España, llevan desde hace años preparándose en términos de estabilidad presupuestaria y reformas estructurales para poder frente a una desaceleración de este tipo. Asegura que "disponemos de los instrumentos para seguir trabajando" y afrontar estas situaciones.Respecto a la evolución concreta de la Bolsa española, que ayer fue la plaza europea más castigada, con una bajada del 7,54%, Solbes apunta a la progresión de los últimos años, por lo que "tampoco sabemos qué parte es consecuencia de subidas anteriores o de una corrección específica".En su opinión, "hay que analizar el tema con calma y cierta distancia, para no quemarnos los dedos metiéndolos en las llamas".