Sol Meliá  cree que 2009 será un año difícil para la compañía y para el resto del sector, por lo que estudiará posibles alianzas para afrontar la actual crisis de la industria turística y hotelera a nivel mundial, dijo el martes el vicepresidente de la empresa, Sebastián Escarrer.  "En el año 2008 ya hubo una reducción del número de visitantes con respecto a 2007 y en 2009 lo volverá a haber por la devaluación de la libra y la situación de recesión y de paro que existe en el Reino Unido, Alemania y España", afirmó Escarrer a los periodistas.  Escarrer también dijo que la compañía balear no ha vuelto todavía a la normalidad en México, donde sufrió numerosas cancelaciones de reservas tras conocerse el brote de la gripe A en el país.