La debilidad del negocio español, provocada por la presión de precios, no se verá compensada por la recuperación de mercados más fuertes como el alemán y el latinoamericano. El mercado estará pendiente de posibles previsiones de la compañía para la temporada de verano y el resto del año, así como de la evolución de su plan de venta de activos