La entidad francesa Société Générale ha registrado un beneficio atribuido de 916 millones de euros a cierre del primer trimestre del año, un 13,8% menos respecto al mismo periodo de 2010.


La banca minorista de Société Générale ha sufrido una caída en su beneficio del 61% como consecuencia de las revueltas en Túnez y Egipto.

La entidad francesa asegura, además, que sus cuentas del primer trimestre reflejan un impacto negativo de 362 millones de euros relacionado con la revalorización de su deuda, en contraste con la aportación de 102 millones de euros registrada en los tres primeros meses del año pasado.

El producto neto bancario de Société Générale experimentó una mejora del 0,6% hasta 6.619 millones de euros, impulsado por el aumento del 7,7% de esta partida en su unidad de banca minorista en Francia y del 6,3% en la división de banca corporativa y de inversión, así como el aumento del 15,1% en la cifra de negocio neta de la unidad de banca privada y del 2,8% en el negocio de servicios financieros y seguros.

Por otro lado, la entidad francesa destacó que la partida destinada a provisionar el riesgo de crédito disminuyó un 22,4% interanual, hasta 878 millones de euros, lo que permitió incrementar su ratio de capital básico (core Tier1) hasta el 8,8%.