El grupo químico obtuvo en el primer trimestre un beneficio neto de 713.000 euros, cifra que representa un incremento del 73% respecto al mismo periodo del año pasado, comunicó la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
El importe neto de la cifra de negocio se situó en 13,8 millones de euros, lo que supone un descenso del 14,8% por la caída de la facturación de celulosa al exterior, como consecuencia de la puesta en marcha de una planta de blanqueo con ozono de celulosa. La cifra de negocio de la división de fibra aumentó el 1,2% y las ventas de energía el 4,5%, mientras que el resultado bruto de las actividades continuadas creció el 60,4%, hasta alcanzar los 738.000 euros. Según destaca la compañía, estos resultados se explican por los altos precios de la celulosa y la fibra, que han subido un 4% respecto al último trimestre de 2006, debido a la alta demanda en los mercados asiáticos y europeos.