Siete de cada diez españoles acude a su trabajo cuando está enfermo, la mayoría por tener una carga de trabajo tan elevada que les impide perderse un día y otros por temor a perder su empleo, según una encuesta realizada por el portal de empleo Monster a más de 33.000 personas de 15 países. En concreto, el 45% de los españoles que van a trabajar estando enfermos lo hacen porque no pueden ausentarse ni un sólo día ante la magnitud de su trabajo, en tanto que el 27% no deja de ir a la oficina por miedo a perder su empleo. Por su parte, el 8% de los españoles encuestados declaran que, si está enfermos, no van a la oficina y se quedan a trabajar desde casa, mientras que el 20% ni acuden a su empresa ni trabajan desde casa, sino que se quedan descansando para recuperarse.