El grupo industrial alemán Siemens obtuvo en el segundo trimestre de su año fiscal tres veces menos beneficio que un año antes, hasta sumar 412 millones de euros, frente a los 1.259 millones de euros de las mismas fechas del año anterior. La empresa destacó que se ha visto obligada a reducir drásticamente sus previsiones de negocio debido a problemas en varios grandes proyectos y que sus resultados entre enero y marzo de 2008 bajaron a 1.203 millones de euros, frente a los 1.781 millones de euros de un año antes.
El volumen total de negocios se incrementó en el mismo periodo de tiempo en tan solo un 1% hasta alcanzar los 18.094 millones de euros. Para el año de negocios 2007/2008, que se cierra el 30 de setiembre, espera, debido a los actuales problemas, repetir como mucho los resultados del año anterior, aunque cuenta con que su facturación crezca el doble de rápido que la economía mundial. Siemens ya reconoció en marzo que tiene problemas con los plazos para el cumplimiento de varios contratos en las áreas de construcción de centrales eléctricas, así como el el sector de la informática.