El consejero delegado de Royal Dutch Shell, Jeroen van der Veer, cree que la inversión de la industria petrolera mundial podría caer este año más de un 12% en comparación  con el pasado ejercicio, debido a los menores precios del petróleo y la recesión económica mundial.