Royal Dutch Shell ha comunicado a su plantilla que se prepare para una aceleración de su plan de reestructuración que conllevará una reducción sustancial de empleos, dijo el viernes una fuente conocedora de la situación.  Los recortes supondrían una ampliación del programa de reducción de costes puesto en marcha en mayo por el nuevo consejero delegado, Peter Voser, pensado para adaptar al gigante Shell al nuevo entorno de menores precios del crudo. Los recortes de empleos han afectado ya a directivos y ahora afectarán también a niveles más bajos del organigrama, dijo la fuente.