Service Point, la empresa catalana de servicios de reprografía y gestión documental, ha comprado la empresa británica CBF Print Management. La facturación de esta compañía, especializada en la gestión de impresión, asciende a 7 millones de euros. CBF cuenta con una plantilla de 39 empleados.