Es probable que las pérdidas de Iberia aumenten en el segundo trimestre en comparación con el primero por la caída de viajeros en primera clase, por la competencia de precios de las aerolíneas de bajo coste y por el descenso de la demanda de pasajeros en España, así como por la reducción en el recargo de fuel. Los analistas estarán atentos a cualquier comentario que la dirección de la aerolínea pueda realizar sobre una posible fusión con BA.