El fin de las tarifas reguladas en el mercado de gas natural a partir del próximo 1 de julio no va a suponer un "cambio sustancial" en el precio final que pagan los consumidores, según ha señalado el presidente de la patronal gasista Sedigas, Antonio Peris. En la conferencia de prensa para presentar los datos del sistema gasista en 2007, Peris ha explicado que cuando a partir de julio se liberalice plenamente el mercado y entren en funcionamiento las tarifas de último recurso (TUR), a las que se acogerán fundamentalmente los consumidores domésticos, no tiene porque producirse "un salto" en los precios.