El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, señaló hoy que el Plan 2000E, de incentivo a la compra de automóviles a cambio de achatarrar otro antiguo, tiene que tener una fecha final para su desaparición, puesto que mantener esta iniciativa de forma indefinida "no tendría sentido". Sebastián, que hizo estas declaraciones en el marco del 'I Foro Sector del Automóvil' organizado por Unidad Editorial, explicó que por el momento es "demasiado prematuro" hablar de una ampliación del Plan 2000E y defendió la idea de que este programa debe tener una fecha de finalización.