La firma automovilística española Seat, propiedad del consorcio alemán Volkswagen, registró unas pérdidas operativas de 78 millones de euros durante el pasado ejercicio, en comparación con los 8 millones de euros de resultado operativo obtenidos en 2007, según datos de la corporación de Wolfsburg a los que tuvo acceso Europa Press. La compañía española, que anunció ayer la sustitución de su actual presidente Erich Schmitt por el ex máximo responsable de Mazda Europa, James Muir, con efectos desde el 1 de septiembre, vuelve a registrar pérdidas operativas después de que el año pasado lograra regresar a los 'números negros' un ejercicio antes de lo previsto. No obstante, la empresa mantiene "firmemente" sus objetivos estratégicos a largo plazo. La facturación de la marca con sede en Martorell se situó en 5.196 millones de euros entre enero y diciembre del año pasado, lo que se traduce en una reducción del 11,9% frente a los datos de 2007, mientras que sus ventas mundiales alcanzaron 375.000 unidades en 2008, un 8,7% menos.