Telefónica parece que ha olvidado los fantasmas que le han acompañado buena parte del año en bolsa. La compañía de telecomunicaciones arrastra unas caídas anuales del 5,2%, pero rebota cerca de un 13% desde sus mínimos anuales cuando llegó el 17 de septiembre a los 6,63 euros por acción. En el cuarto trimestre acumula un alza del 10% y en noviembre un 3,6%.

Los últimas noticias que ha dado a conocer la compañía han satisfecho a los inversores, en el tercer trimestre la operadora firmó su mejor período a nivel comercial en España en los últimos diez años en plena guerra del fútbol con “récord histórico en portabilidad fija y móvil”.

La compañía de telecomunicaciones sondea, además, el mercado para vender su negocio de centro de datos con el objetivo de reducir su deuda, según Bloomberg que cifra el importe de una hipotética desinversión entre los 500 y los 1.000 millones en función de los activos que se incluyan.

¿Se acabó la mala racha de Telefónica? Repunta un 13% desde mínimos del año

El pasado jueves, al cierre del mercado, Catalana Occidente anunció la compra de la compañía de seguros personales Antares, del grupo Telefónica, por un importe de 161 millones de euros. El año pasado Antares obtuvo un beneficio neto de 10,8 millones, mientras que su facturación alcanzó los 137,4 millones en dicho ejercicio.

Los resultados entre enero y septiembre de Telefónica reflejan un beneficio neto de 2.721 millones, un 11,6% más que en el mismo período de 2017. Los beneficios del tercer trimestre reflejan un aumento del 35,8% hasta los 1.139 millones. Los ingresos en los nueve primeros meses alcanzaron los 35.776 millones de euros, un 7,9% menos en términos reportados, mientras que en el tercer trimestre cayeron un 8,3%.

La deuda de la compañía que dirige José María Álvarez-Pallete se reduce por sexto trimestre consecutivo hasta los 42.636 millones, un 10% menos que la registrada en el mismo período de un año antes gracias a la generación de caja libre, las desinversiones financieras netas (349 millones) y otros factores como las sentencias judiciales favorables en Brasil y el alargamiento de plazos de pago con proveedores.

Telefónica, además, revisó al alza su previsión de crecimiento de ingresos para el ejercicio con una mejora del 2% frente al 1% anterior. "Las mejores tendencias de crecimiento, la fortaleza y solidez del negocio en el tercer trimestre y el buen posicionamiento operativo en los principales mercados nos permiten revisar al alza nuestro objetivo de crecimiento de ingresos para 2018", explicó Álvarez-Pallete.

Los analistas de Bankinter comentan que “son cifras positivas que baten estimaciones en todas las partidas de la cuenta de resultados. Además, por el lado del balance la deuda financiera neta se sitúa en 42.636 millones, lo que implica una caída de -2,2% desde el cierre del segundo trimestre y de -3,6% desde cierre de 2017. Con este ya son seis trimestres consecutivos de desapalancamiento. Situación que demuestra que Telefónica puede reconducir su principal problema de manera orgánica y gradual”.

La operadora cuenta con el favor de cara del mercado, cuenta con recomendación de compra, un potencial alcista del 19% desde sus precios actuales hasta los 8,94 euros por acción en el que el consenso del mercado sitúa su precio objetivo, según recoge Reuters. Telefónica cuenta con una rentabilidad por dividendo del 5,4% y un ratio precio beneficio (PER) de 10,74 veces para el año actual y 10,13 veces para 2019, lo que le deja entre las compañías más ‘baratas’ del Ibex 35.

Entre los puntos negros de Telefónica se encuentra la situación que vive la compañía en Argentina, en un contexto marcado por la hiperinflación y la depreciación del peso argentino frente al euro. La ‘teleco’ tuvo que revisar a la baja sus cuentas del primer semestre en el país y cifró el impacto negativo en 625 millones para las ventas netas y en 265 millones para el resultado operativo.

Recupera momento técnico

A nivel técnico, el analista José Antonio González explica que “la cotización de Telefónica logra consolidar por encima de las primeras referencias técnicas relevantes, condición previa a atacar tanto su directriz decreciente primaria como su media móvil simple de largo plazo, cuya superación habilitaría al precio a atacar los 7,792 euros”.

“Telefónica desarrolla un contundente impulso a partir de su media móvil simple de 40 periodos o de medio plazo, impulso respaldado por un volumen de contratación al alza, señales de compra en el oscilador MACD, cuyas lecturas se encuentran alejadas de lecturas de sobrecompra y que permiten a la curva de precios resolver al alza el área de relevancia técnica que identificamos en torno a los 7,257 / 7,16 euros”, explica.