La aerolínea Scandinavian Airlines Systems (SAS) registró una pérdida neta de 1.545 millones de coronas suecas (165 millones de euros) en el primer semestre de 2008, frente al beneficio de 560 millones de coronas (60 millones de euros) de hace un año. La pérdida obedeció al aumento en el precio del combustible, la recesión económica y al exceso de capacidad, señala la compañía, que ha anunciado medidas adicionales en forma de recortes y despidos para revertir la situación. SAS reducirá gastos por 400 millones de coronas (43 millones de euros), despedirá a 500 trabajadores más y eliminará otros siete aviones de su flota.
Estas medidas, sumadas a las anunciadas hace tres meses en la presentación del balance del primer trimestre, suponen recortes para este año por 1.500 millones de coronas (160 millones de euros), 2.500 empleos y 33 aviones en todo el grupo. La adopción de estas iniciativas obedece al empeoramiento de la economía previsto para lo que queda de 2008 y 2009, señaló el director ejecutivo de SAS, Mats Jansson. En el balance del primer semestre presentado hoy, el beneficio neto de explotación (EBIT) pasó de 298 millones de coronas (32 millones de euros) a una pérdida de 1.421 millones de coronas (151 millones de euros). El beneficio antes de intereses, impuestos, depreciación, amortización y alquileres (EBITDAR) bajó un 58 por ciento hasta los 1.309 millones de coronas (140 millones de euros). La facturación se situó en los 32.532 millones de coronas (3.468 millones de euros), un 7,9 por ciento más. En el segundo trimestre de 2008, SAS obtuvo una pérdida neta de 411 millones de coronas (44 millones de euros), frente al beneficio de 607 millones de coronas (65 millones de euros) de hace un año. El EBIT fue negativo por valor de 106 millones de coronas (11 millones de euros), lo que contrasta con la ganancia de 762 millones de coronas (81 millones de euros) del segundo trimestre de 2007. El EBITDAR bajó un 45 por ciento hasta los 1.210 millones de coronas (129 millones de euros). La facturación aumentó un 8,7 por ciento y alcanzó los 17.703 millones de coronas (1.887 millones de euros). En el comunicado, Jansson recordó que todas las grandes aerolíneas habían presentado pérdidas en el segundo trimestre, a pesar de que suele ser un parcial fuerte, y que habían reducido su capacidad para ajustar la oferta a la demanda. "No hay duda de que la situación en la industria aérea es seria y que probablemente sea la más difícil de la historia. Sin embargo, nosotros nos mantenemos estables financieramente", señaló Jansson. Las acciones de SAS en la Bolsa de Estocolmo habían bajado un 5 por ciento a las 9.00 hora local (7.00 GMT).