El presidente francés, Nicolas Sarkozy, confirmó que van a continuar los estudios para la construcción de una nueva línea ferroviaria entre Burdeos y España, que se construiría cuando el actual corredor se sature. Sarkozy lo afirmó así en una carta enviada al alcalde de Burdeos, el conservador Alain Juppé, que el ayuntamiento de esta ciudad ha hecho pública tras la polémica sobre la cuestión desencadenada por unas declaraciones de la actual ministra de Justicia, Michele Alliot-Marie, cuando era todavía la titular de Interior.