El consorcio formado por Royal Bank of Scotland, Fortis y Santander podría revisar a la baja su oferta por ABN Amro Holding NV de 71.100 millones de euros -en el momento en que se anunció la oferta, cuyo 93% es en efectivo- o incluso abandonarla, según el broker neerlandés Kempen en una nota para clientes. El analista de Kempen Ryan Palecek dijo a Thomson Financial News que las recientes caídas de las acciones de ABN Amro y la actuales turbulencias en los ingresos y en los mercados de crédito sugieren que los accionistas de RBS tienen "una clara motivación para colocar a la compañía bajo presión".
"Con la actual tensión en los mercado de renta fija y de créditos, se ha reducido significativamente la visibilidad de los múltiplos que RBS está pagando por los negocios de ABN Amro", informó Palecek en una nota para clientes. "Además, la percepción de que la economía de Estados Unidos va a entrar en una recesión puede también pesar en las expectativas de beneficios para el negocio mayorista" de ABN Amro, explicó. "Por tanto, existe una alta probabilidad de que la oferta sea revisada a la baja o abandonada" por los tres bancos, concluye Kempen. Kempen indica que las acciones de ABN Amro cerraron el viernes con un descuento del 10,8% respecto al valor de la oferta del consorcio, lo que demostraría que el mercado está descontando la posibilidad de una oferta más baja o su abandono temporal. Fortis y Santander SA rechazaron hacer comentarios sobre la noticia. La semana pasada, "The Times" publicó que el consorcio podría invocar una cláusula de cambio sustancial adverso (MAC por sus siglas en inglés) para rebajar el precio de su oferta. La cláusula MAC permite al comprador intentar reducir el precio acordado por un objetivo de compra o revocar su oferta si puede demostrar que se ha producido un cambio que ha tenido un impacto material en el valor del objetivo de compra.