El consorcio formado por Royal Bank of Scotland Group, Banco Santander Central Hispano y Fortis podrá invocar una cláusula de cambio sustancial adverso para rebajar el precio de su oferta de 70.000 millones lanzada por el banco holandés ABN Amro si continúan sus pérdidas en el mercado. Según The Times, aunque el consorcio todavía no se ha planteado el empleo de esta claúsula, es una opción a tener en cuenta dadas las condiciones actuales del mercado.
Una cláusula MAC permite al comprador intentar reducir el precio acordado por un objetivo de compra o revocar su oferta si puede demostrar que se ha producido un cambio que ha tenido un impacto material en el valor del objetivo de compra. Este tipo de cláusulas, explica el rotativo, no resultan fáciles de probar, pero se utilizan con frecuencia en el sector de renta variable.