El Banco Santander ha alcanzado un acuerdo para vender el 32,5 por ciento del capital que mantiene en Cepsa a la compañía estatal de los Emiratos Árabes IPIC a un precio de 33 euros por acción, lo que eleva el montante de la operación a más de 2.869 millones de euros. En un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la entidad financiera explica que, no obstante, a ese precio habrá que descontar los dividendos que Cepsa distribuya antes del cierre definitivo de la operación.
La operación aún está sujeta a determinadas condiciones, como la obtención de las autorizaciones regulatorias y el cierre de la financiación.

La eléctrica había dado un mandato al Santander para que vendiera su paquete accionarial en las mismas condiciones y al mismo tiempo que el suyo, aunque por el momento no ha comunicado la venta al supervisor bursátil.

La operación aún está sujeta a determinadas condiciones, como la obtención de las autorizaciones regulatorias y el cierre de la financiación.

Según la entidad financiera, la rentabilidad histórica anualizada de su inversión en Cepsa ha sido del 13 por ciento y la venta no tiene impacto en sus resultados al haberse contabilizado la participación por puesta en equivalencia.

El director general de IPIC, Khadem al Qubaisi, aseguró que, tras "estas adquisiciones", la empresa intentará desempeñar un papel "activo y constructivo" en el desarrollo de Cepsa, según la nota de prensa.

Por su parte, el consejero delegado del Santander, Alfredo Sáenz, señaló que la participación en Cepsa es la última de una serie de participaciones industriales que el banco ha vendido en los últimos años para centrarse exclusivamente en su negocio de banca comercial.

Pese a que no se confirma la venta del paquete accionarial de Unión Fenosa, se añade que tras la operación, IPIC se convertirá en el segundo accionista de Cepsa, con un 47 por ciento del capital, lo que implicaría la compra del paquete de la eléctrica.

El Banco Santander y Unión Fenosa mantenían desde septiembre negociaciones con la compañía de inversiones IPIC para la venta de sus acciones en Cepsa, que suman el 36,6 por ciento del capital.

Con la compra de este porcentaje, IPIC pasaría a convertirse en el segundo mayor accionista de la petrolera, por detrás de Total, que controla el 48,83 por ciento, en tanto que el 4,98 cotiza en bolsa.

Pese a que IPIC rebasaría el umbral del 30 por ciento de los derechos de voto, a partir del cual hay que lanzar una opa por el cien por cien del capital, la compañía de Abu Dhabi podría no tener que hacer una oferta por la totalidad de Cepsa.

La normativa de las opa establece que la CNMV podrá dispensar de la obligación de lanzar una opa cuando haya otro accionista que ya posea, directa o indirectamente, el 30 por ciento de los derechos de voto.