El banco Santander está preparando una emisión de bonos con vencimiento a dos años, pero sin hacer uso de la garantía pública. Fuentes financieras indican que el importe de la operación será de, al menos, 1.000 millones de euros, el mínimo para asegurar la liquidez de los bonos, «aunque el banco ha indicado en varias ocasiones que les gustaría colocar en torno a 2.000 millones», según publica el diario Expansión. La entidad ha contratado a Merrill Lynch, Natixis y BNP Paribas para colocar bonos a dos años, tras un sondeo fallido que realizó el pasado 20 de febrero.