Santander regresó al parqué con una caída del 1,2%, que situó el precio de sus acciones en 13,20 euros frente a los 13,36 euros de la jornada de ayer, después de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) levantara la suspensión dictada sobre ella por la oferta lanzada sobre ABN Amro en consorcio con Royal Bank of Scotland (RBS) y Fortis.
La CNMV procedió a la suspensión del valor antes de la apertura de la jornada y dictó su levantamiento a las 9.30 horas. Tras un periodo de ajuste de cinco minutos, el banco regresó con un descenso del 1,2%, inferior al registrado al cierre de la jornada de ayer en la que perdió un 3%. El banco que preside Emilio Botín, en consorcio con Royal Bank of Scotland (RBS) y Fortis, anunciaron esta mañana el lanzamiento de una oferta de compra por ABN Amro a un precio de 39 euros por acción, lo que supone valorar a la entidad en unos 72.000 millones de euros. Esta oferta es un 13% más alta que la de Barclays al cierre de la sesión bursátil de ayer, e incluye el dividendo final de 0,60 euros por título de 2006. Alrededor del 70% del importe se abonará en efectivo, mientras que el 30% restante se pagará con acciones de Royal Bank of Scotland.