El Banco Santander sigue manteniendo su cotización a la baja, puesto que se mantiene dentro de la directriz bajista trazada desde principios de año.

Podemos apreciar cierto agotamiento de la última caída, dejándonos en torno a los 5.54-6 euros una divergencia bajista. Hemos podido apreciar una tímida recuperación, pero todavía sería muy pronto para realizar compras. En la actualidad, mientras no supere la resistencia situada en los 6,645 euros no veremos continuidad en el proceso alcista.

En caso contrario, cuidado si viola los 5,88 ya que podríamos volver al menos a los 5,54 euros.

Estrategia: Si rompe con claridad nivel de resistencia citado, mantendríamos largos (si los tuviéramos) buscando la zona de los 7 euros. Si estamos fuera, mejor mantenerse así mientras la normativa no admita cortos.