A diferencia de su homólogo BBVA, Santander se mantiene inmerso en el rango lateral iniciado en los máximos de mayo 2017, cuya base se presenta en 5,15 euros, con el permiso de la referencia de soporte intermedia situada en 5,4 euros, donde se encuentra actualmente.

Si bien los indicadores lentos de Banco Santander presentan pistas bajistas en el medio plazo, a nivel técnico el respeto del soporte comentado marcará la clave del medio plazo. Nótese que el consenso de analistas ha subido los objetivos a doce meses respecto a los meses anteriores, marcando nuevos máximos y abriendo un diferencial de un 15%.

 

 


Recomendación: MANTENER encima 5,15 euros