El consejero delegado de Banco Santander, Alfredo Sáenz, defendió hoy que si el sistema financiero no acomete las reformas necesarias no podrá financiar de manera sostenible la economía real, si bien recordó que no se puede obligar a la banca a conceder préstamos si no tiene una demanda solvente.
A su juicio, el ajuste de la economía requiere la reestructuración del sistema financiero, la reducción de la capacidad instalada y sanear los balances con capital privado o por la vía inyecciones públicas.

"Si el sistema no acomete estos retos no puede financiar la economía de manera sostenible", subrayó durante su intervención en las jornadas financieras organizadas por ABC, Deloitte y la Sociedad de Tasación.

En este sentido, señaló que se debe centrar bien el debate para no caer en mitos y que el sistema necesita un doble cambio: mejorar la regulación y supervisión bancaria, y una reestructuración profunda que afecte a la operativa y al saneamiento de balances.

A su juicio, lo que necesita el sector privado no es más crédito, ya que "toca desapalancarse, sanear balances y prepararse para volver a crecer", y recalcó que si la banca prestase sin atender a una demanda solvente, se estarían sentando la bases de una crisis peor de la que se está viviendo.

DIFERENCIALES

Asimismo, negó que la banca esté aplicando unos diferenciales altos, y explicó que los niveles que aplica son el reflejo de cómo está la situación actual.

Sáenz también señaló que para elevar la capacidad de financiación de la banca debería darse un nuevo escenario en el que las entidades tuviesen un mayor acceso a los mercados mayoristas y en mejores condiciones; que los 'ratings' de las empresas mejorasen; que el sector público dejase de competir con el privado por la financiación y que la regulación evitase 'sobrecostes' para el sector.

No obstante, se mostró de acuerdo con que los gobiernos no asuman los errores de la banca y resaltó la necesidad de sistemas que permitan las quiebras ordenadas. "Tenemos que asegurarnos de no tener una crisis como la actual", añadió.

Asimismo, instó a reducir la interconexión entre los bancos para recudir los riesgos de volver a vivir una crisis como la actual, y abogó por crear estructuras filiales y elevar la vigilancia del riesgo de contrapartida entre los bancos.

Por otro lado, Sáenz señaló que el banco está centrado en consolidar su crecimiento y desarrollo y que, además del crecimiento de forma orgánica, el banco seguirá estudiando nuevas oportunidades "si tienen sentido de negocio, estratégico y un precio razonable".