El Santander mantiene su agresiva campaña de captación de depósitos para competir con otras entidades financieras rivales y arañarles clientes y cuota de mercado, pero también como si fuera "un seguro contra incendios" de una casa, según afirmó hoy el consejero delegado del banco, Alfredo Sáenz.