El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha desconfiado hoy de los modelos de negocio forjados "a golpe de pelotazos" y, en cambio, ha ensalzado los proyectos que crean su valor "de forma sostenida y sostenible", con una "estrategia meditada". Sánchez Galán ha pronunciado hoy, dentro de la programación de la cuarta edición de Foro Burgos, la conferencia "Creación de empresas e innovación. La experiencia de Iberdrola", en la que ha defendido la cultura del riesgo como motor de la economía productiva y competitiva, aunque ha insistido en la necesaria sostenibilidad de las iniciativas.
Se ha declarado "convencido" de que en el siglo XXI triunfarán las compañías que tengan al frente a "personas capaces de gestionar el talento" y que se asienten en "firmes valores de honradez, ética y transparencia", con los que conseguir que "los éxitos y los errores" sean responsabilidad de todos los estratos de la empresa. Así, ha apostado por directivos que den "confianza a los trabajadores para que no exista el miedo a equivocarse" y para desterrar así la filosofía de que el éxito es de las altas instancias, mientras que el fracaso es patrimonio de los empleados. En las últimas semanas ha habido insistentes rumores en el mercado sobre conversaciones entre Gas Natural e Iberdrola, nunca confirmadas por las compañías, para fusionarse y configurar un gran grupo energético español.