La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, pidió hoy que no se intente ver en la propuesta de reforma laboral del Ejecutivo un posible abaratamiento del despido, sino un "impulso a la contratación". En declaraciones a los medios en los pasillos del Senado, Salgado se refirió así a la propuesta trasmitida ayer a los agentes sociales para reducir de 45 a 33 días la indemnización en el caso de despidos improcedentes por motivos disciplinares en los contratos de fomento del empleo, y la posibilidad de que el Fogasa pague parte de los despidos colectivos y objetivos. A su juicio, la apuesta "es tratar de favorecer la contratación y de esa manera hay que verla". Así, preguntada por las lecturas que se han hecho en las últimas horas y que apuntan a un posible abaratamiento del despido, la ministra de Economía y Hacienda fue contundente: "Intepreto que (en la propuesta) hay facilidades a la contratación y un impulso a la contratación".