La vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, dijo hoy que la caída de los precios registrada en mayo "no supone un peligro real de deflación" y aseguró que si se descuenta el efecto del petróleo y los alimentos frescos, la tasa de inflación sería positiva. Así lo manifestó Salgado durante una entrevista concedida a la cadena Ser, tras conocerse hoy que la tasa española de inflación armonizada se situó en mayo en el -0,8%, seis décimas por debajo de la de abril, lo que supone el tercer registro negativo interanual de la historia de este indicador que comenzó a elaborarse en 1997. La vicepresidenta afirmó que la caída de los precios no supone un peligro "real" de deflación porque se debe fundamentalmente a la caída de los precios del petróleo.