La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, afirmó hoy que es "probable" que la subida del IVA en España el próximo 1 de julio provoque una anticipación del consumo en el segundo trimestre y una "cierta" contracción del mismo en el tercero, para luego recuperarse en el cuarto. Sin embargo, la vicepresidenta económica precisó que, a diferencia de lo dicho por Bruselas, el Ejecutivo español "no contempla" que la subida de este impuesto se vaya a traducir en un crecimiento negativo del PIB.  Al mismo tiempo, la ministra descartó que vaya a haber cambios en esta medida, recordando que está aprobada por el Congreso y que el de España es uno de los IVAs más bajos de Europa. "Es un impuesto que no distorsiona la actividad económica y la reducción del déficit público es un objetivo importante que tenemos que conseguir", agregó.