La cadena de supermercados británica Sainsbury obtuvo un beneficio neto de 324 millones de libras esterlinas (473 millones de euros) en su ejercicio fiscal 2006/07, que concluyó el 24 de marzo, lo que supone multiplicar por más de cinco su resultado del ejercicio precedente en el que ganó 58 millones de libras (84,6 millones de euros), según informó hoy la compañía.
Las ventas de la compañía ascendieron a 18.518 millones de libras (27.038 millones de euros), un 6,9% más que el ejercicio anterior. El incremento de la facturación de Sainsbury desde el lanzamiento de su plan de recuperación asciende a 1.800 millones de libras (2.627,8 millones de euros), en línea con el objetivo de alcanzar los 2.500 millones de libras (3.649,6 millones de euros) en marzo de 2008. Por otro lado, la empresa destacó la buena marcha de su plan de ahorro de costes que Sainsbury prevé que alcance los 440 millones de libras (642,3 millones de euros) al final del presente ejercicio.