El impulso a la baja que comenzó en 9,47, máximo anual, comienza a mostrar ciertos signos de cansancio después de que el precio marque un mínimo significativo en 7,06.
La acción se ha estabilizado a lo largo de las últimas sesiones permitiendo que el indicador MACD comience a perder verticalidad en niveles de sobreventa elevada que, en ocasiones anteriores, han dado lugar a un rebote de cierta envergadura.

En este contexto, una recuperación del primer nivel de resistencia situado en 7,44 confirmaría (1) la ruptura de la directriz bajista que ha guiado el último impulso a la baja y (2) activaría señal de compra en indicador MACD, circunstancias que disminuirían la presión vendedora en el valor.

Sacyr-Vallehermoso gráfico diario