Un año más. Es lo que ha pedido Sacyr Vallhermoso a sus acreedores para extender el préstamo de 4.987 millones  que mantiene por su participación del 20,01% de la petrolera.  

El grupo de construcción que preside Luis del Rivero mantiene su mayor crédito, firmado en 2006 por 5.175 millones, con un saldo vivo de 4.987 millones. El vencimiento llega en diciembre del próximo año y la empresa se va a sentar próximamente con sus acreedores para extender en 12 meses la fecha de caducidad, hasta finales de 2012., según informa Cinco Días.

Se trata de una concesión contemplada en el acuerdo sellado hace cuatro años con el consorcio de 48 bancos, liderados por Santander, Caja Madrid, Calyon y Citi. Pero Sacyr no tiene garantías de que éstos acepten. En todo caso, los esfuerzos de la compañía para agradar a sus acreedores han sido notables.

 Sacyr llegó a sacrificar en 2009 el pago de dividendos para reforzar los recursos propios pese a haber cerrado el ejercicio con beneficio. Además, dedica los dividendos procedentes de Repsol al pago de los intereses de esa deuda, ha amortizado 188 millones, y tiene pignorada la participación del 20,01% en la petrolera, además de las acciones de la patrimonialista Testa y de Vallehermoso. Eso permite que el grupo mantenga un ratio de cobertura (value to loan) de la deuda del 150%. Muy por encima del 115% que exigen los acreedores.