La constructora ha expulsado al consejero de Beta Asociados por "incumplir sus deberes legales y estatutarios" con la compañía.

sacyr

Sacyr ha expulsado a José Moreno Carretero de su consejo de administración, por “ir en contra de los intereses y obligaciones legales y estatutarias  de la compañía, lesionando la reputación, el buen nombre y el interés de la misma", según palabras del presidente y primer ejecutivo de la constructora, Manuel  Manrique.

La expulsión de Moreno Carretero fue propuesta por el consejo y ha sido aprobada este jueves en la junta de accionistas del grupo, “con la mayoría suficiente para su aprobación”. De hecho, al comienzo de la asamblea, el secretario del consejo de Sacyr, Miguel Ángel Rielves, ya informaba que se había acordado "separar" a Moreno Carretero de su puesto de consejero con los votos a favor de todos los otros 13 miembros del consejo y con el único voto en contra del propio consejero.

Aprobado el cese del consejero de Beta  Asociados por la junta de accionistas, el presidente de Sacyr ha explicado que la decisión de cesar a Moreno Carretero ha sido “dolorosa, pero no teníamos otra opción”. “El Consejo tenía una responsabilidad y hemos actuado”, ha añadido. "Los principios de buena fe e interés social son los que deben regir las actuaciones del consejo y no podemos permitir que nada ni nadie, con intereses individuales, desvíe al grupo de su progreso", ha enfatizado.

manuel manrique presidente de sacyr

La batalla de Moreno Carretero seguirá en los Tribunales

A partir de ahora, Sacyr hará “lo que sea legalmente justo”, ha concluido su presidente ante la prensa.

Por su parte, Beta Asociados ha calificado a través de Pablo Olivera, del equipo jurídico de la compañía, de “ignomioso y atropellado” el cese, añadiendo que con esta medida se crea el “primer mártir empresarial” y se demuestra la “falta de independencia del consejo”, declaración que arrancó algunos aplausos entre los socios asistentes a la junta.

De hecho, parece que el consejor de Beta Asociados va a seguir con el enfrentamiento, pero más allá. Tras ser expulsado del consejo de administración, Moreno Carretero, según informaciones posteriores, ha empezado a estudiar los siguientes pasos que dará y que pasarán por los tribunales. Impugnar la junta y denunciar que se han conculcado sus derechos como consejero y accionista de la compañía, son algunas de las medidas que se plantean.

Relación marcada por la tensión

La tensión entre Moreno Carretero y el resto del consejo era más que evidente desde hace tiempo. Por un lado, Carretero se mostraba contrario a la modificación de los estatutos para que Manuel Manrique pudiera seguir ejerciendo el cargo de presidente de la empresa cumplidos los 65 años, que alcanzará el año que viene, y abogaba por la figura de un consejero delegado “joven” que asumiera gran parte de las funciones del presidente cuando este alcanzara esa edad.

Esta tensa situación fue aumentando en los últimos días, cuando hace una semana Moreno Carretero denunció a Sacyr en los tribunales, al impugnar un cambio en el reglamento del consejo del grupo por el que, según aseguró, se obliga a los consejeros a notificar las compras y ventas de acciones de la empresa. En palabras del propio presidente a la prensa, lo que colmó el vaso due el vídeo enviado por Moreno Carrretero a la prensa el pasado lunes en el que reivindicaba cambios de gobierno corporativo que, en la práctica, suponían tratar de limitar las funciones ejecutivas de Manrique.

Moreno Carretero, en el grupo desde 2011, asegura contar con una participación de más del 12% en el capital de Sacyr.

Puntos del Orden del Día

Aparte de la separación de Beta Asociados, la Junta General de Accionistas de Sacyr aprobó también la mayoría de puntos del Orden del Díapropuestos por el Consejo de administración y rechazó los contenidos en el complemento de la convocatoria presentado por un accionista.

Entre los puntos del día aprobados por la Junta, destaca el visto bueno a sendas ampliaciones de capital que permitirán a Sacyr consolidar el retorno a una política de dividendos estable. 

La Junta autorizó al consejo a pagar dos dividendos flexibles (scrip dividend), para lo que será necesario aumentar el capital de un total máximo de 36 millones de títulos. La retribución al accionista, de esta manera, se situará entre el 4% y el 5% anual.

La Junta General de Accionistas, además, aprobó una importante modificación de los Estatutos de la sociedad que reforzará su gobierno corporativo y lo alineará con las mejores prácticas internacionales en esta materia.

Manuel Manrique, presidente de Sacyr, explicó en su intervención en la Junta que estas modificaciones “van a favor de un gobierno de la sociedad más transparente y moderno, en interés de todos los accionistas”. “Con estas medidas, el consejo pretende dar mayor claridad a los principios de buena fe e interés social que deben regir la actuación de los consejeros y reforzar el sistema de gobierno corporativo”, añadió.

Tres nuevos consejeros independientes

Dentro de las medidas de reforzamiento del gobierno corporativo, la Junta ratificó la incorporación de tres nuevos consejeros independientes, por lo que el máximo órgano de gobierno de la sociedad está constituido por más independientes y externos que dominicales. En concreto, de los 13 puestos del consejo, cinco son dominicales; seis, independientes; uno, externo y un consejero ejecutivo.

Según señaló Manuel Manrique durante la Junta, “los tradicionales y mayores accionistas dominicales han reducido su representación en favor de los accionistas minoritarios, un acto que yo califico como inédito entre las compañías españolas”.

Los tres nuevos independientes, nombrados por cooptación en abril y ahora ratificados por la Junta, son Cristina Álvarez, María de Jaén y Joaquín Güell. Los tres son profesionales de reconocido prestigio en sus respectivos ámbitos: tecnologías de la información y transformación digital; gestión de riesgos y sostenibilidad; y gestión financiera y mercado de capitales.

Resultados de 2017

La Junta General de Accionistas aprobó las cuentas de Sacyr en 2017, ejercicio en el que la compañía alcanzó un EBITDA de 423 millones de euros (+17,5%) y un resultado neto de 131 millones de euros (+8,7%). Este crecimiento fue resultado de la estrategia de la compañía, que pone el foco en la rentabilidad y la generación de caja de los proyectos y que tiene un estricto sistema de gestión de los riesgos y control de los costes.

Las cuentas del ejercicio ponen de manifiesto el enfoque internacional de Sacyr: el 58% de la cifra de negocios y el 73% de la cartera están fuera de España.

El ejercicio 2017 también destacó por el importante incremento de la cartera de ingresos futuros, que cerró el año en 41.000 millones de euros, con un aumento del 58% respeto del cierre de 2016. Este crecimiento se explica gracias al éxito de la compañía en la adjudicación de proyectos en países como Colombia, México o Australia y a la incorporación de la concesión Pedemontana-Véneta en Italia.

En el plano financiero, la deuda del grupo cerró el ejercicio en 3.421 millones de euros, el 8,2% menos que a finales de 2016, cuando sumaba 3.726 millones.