Ryanair negó hoy que esté recibiendo ayudas estatales en los aeropuertos donde opera, saliendo así al paso de las acusaciones de Air France-KLM que confirmó que ha denunciado a la 'low cost' ante la CE por considerar que recibe subvenciones que podrían ser ilegales.