La aerolínea irlandesa disparó un 550%, hasta los 136,5 millones, las ganancias de su primer trimestre fiscal gracias a la reducción de los costes de carburante. Este resutlado ha sido superior a lo esperado. Ryanair ha reducido sus previsiones de beneficio del conjunto de el ejercicio hasta los 200-300 millones de euros.