Reyal Urbis registró unas pérdidas de 34,05 millones de euros en los seis primeros meses del año frente al beneficio de 9,85 millones de euros del mismo periodo del ejercici anterior, aunque espera "un resultado neto positivo para el conjunto del ejercicio", informó hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía fruto de la fusión entre Construcciones Reyal e Inmobiliaria Urbis.
Se trata de la primera vez que la nueva sociedad Reyal Urbis ofrece resultados, aunque Reyal, Urbis y sus filiales empezaron a funcionar operativamente como un único grupo en diciembre de 2006. Los ingresos de la compañía, por el contrario, se multiplicaron casi por seis, hasta los 624,23 millones de euros (+489%), de los que la mayoría se registraron en el segundo trimestre del año. El grupo señala que este volumen es "indicativo" de lo que se espera para el conjunto del año, ya que, según avanza, la mayor parte de las entregas de vivienda y de las ventas de suelo se concentrarán en el segundo semestre. Del total, 456,3 millones de euros fueron por venta de promoción residencial; 98,8 millones por venta de suelo; 24,3 millones por alquiler; 25,9 millones por venta de patrimonio y 18,7 millones por actividad hotelera. Para el conjunto del año, el grupo espera entregar 3.600 viviendas. Los activos del grupo están valorados en 10.369 millones de euros y que los de Urbis se han revalorizado 2.521 millones de euros como consecuencia de la operación de absorción de Urbis por Reyal, en la que se pone de manifiesto un mayor valor patrimonial de la primera, que se asigna contablemente a sus activos inmobiliarios. Del total, 2.224 millones de euros corresponden a existencias como terrenos, solares y promociones asociadas a la actividad principal de promoción residencial. El efecto de esta revalorización en los resultados es "muy notable", ya que reduce las plusvalías realizadas en la venta de los activos procedentes de Urbis. Asimismo, destaca que la revalorización de activos reduce el beneficio en 177,6 millones de euros, mientras que el beneficio de explotación sin este efecto se eleva hasta los 249 millones de euros. El margen bruto total de la compañía en los seis primeros meses del año fue de 117,79 millones de euros, con un margen porcentual del 19% sobre los ingresos, mientras que el resultado de explotación se elevó hasta los 71,35 millones de euros, un 45% más. El resultado antes de impuestos arrojó pérdidas de 63,9 millones de euros. Los gastos financieros ascendieron a 135,9 millones de euros, lo que representa el 22% de los ingresos. El peso de los costes financieros disminuirá de forma "rápida y sustancial" en los próximos ejercicios a medida que se amortice y se reduzca el endeudamiento. El ratio de apalancamiento financiero, medido como la relación entre la deuda neta y el valor de mercado de los activos inmobiliarios a diciembre de 2006 era del 56%, aunque el objetivo es alcanzar el 50% en diciembre de este año. La compañía destaca que está cumpliendo con su objetivo de amortizar anticipadamente la financiación sindicada para la compra de Urbis. Las acciones de Reyal Urbis comenzaron a cotizar el 11 de julio de 2007, tras la fusión, a un precio de 10 euros por título. En conjunto, cotizan 292,2 millones de euros, lo que supone una capitalización de 2.922 millones de euros. Reyal Urbis mantiene una participación financiera no estratégica del 6,48% en Inmobiliaria Colonial.