La petrolera lusa Galp Energia  anunció el miércoles que su resultado neto recurrente a CCS, que excluye los efectos patrimoniales, cayó un 55% debido a que la producción de refinería se vio afectada por un incendio y por el descenso en la demanda de derivados del petróleo y de gas natural.  El resultado neto recurrente a CCS, la cifra más seguida por los analistas, cayó a 49 millones de euros en el primer trimestre, frente a 109 millones de euros un año antes.  Un sondeo de Dow Jones Newswires a tres analistas estimó una cifra de 39,4 millones de euros. Los resultados antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización, o Ebitda, recurrentes a CCS cayeron un 35% a 151 millones de euros.