La cercanía a la media móvil de 200 sesiones y la estabilización durante las últimas sesiones en niveles de 13,4 euros sugieren la cercanía de un suelo en el corto plazo.

Los indicadores técnicos revierten desde niveles extremos, algunos habiendo alcanzado lecturas no vistas desde 2003.

Todo parece indicar la proximidad de nacimiento de un rebote durante las próximas jornadas, que tendrá en 14,8 euros su principal resistencia.

Recomendación: Comprar a corto plazo