Un nuevo triángulo se abre en el mercado español – al más puro estilo que la batalla que mantiene ACS e Iberdrola- pero esta vez, la protagonista es Repsol. El principal accionista de la petrolera, Sacyr Vallehermoso, se ha aliado con Pemex para sindicar cerca del 30% del capital de la petrolera. No habrá OPA, de momento. Lo que está claro es que las especulaciones en torno a la petrolera elevarán el precio de sus títulos. Y no sólo los de ésta. ¿Por qué no sacarle partido?

Sacyr Vallehermoso, Repsol y, de soslayo, La Caixa. Son los tres grandes protagonistas de una trama que ha comenzado a tomar forma cuando Sacyr Vallehermoso se ha aliado con Pemex – que controla un 4.8% en Repsol con la intención de aumentarlo hasta el 5% en las próximas semanas- para controlar conjuntamente un 29.8% de la petrolera. Una operación que empieza a generar especulaciones en los círculos inversores ¿Habrá OPA o no? ¿Con qué intención incrementa Sacyr Vallehermoso su participación en la petrolera? ¿Cómo afectará a La Caixa, con una participación del 12.9% en la petrolera? Y más importante, ¿a qué accionistas beneficia esta operación?
Vayamos por partes. Desde el Departamento de análisis de Inverseguros advierten de que “la suma de las participaciones de ambos socios no supera el umbral del 30%, en principio no habría lugar para el lanzamiento forzoso de una OPA sobre el total de Repsol”. Sin embargo, la noticia “vuelve a sacar a la luz las diferencias entre Sacyr Vallehermoso y el presidente de la compañía, Antonio Brufau, por lo que podemos volver a entrar en una nueva fase de rumores sobre movimientos dentro del consejo de administración”.

Eso es precisamente lo que ha anunciado la propia constructora. No quieren lanzar una OPA sino simplemente separar las funciones entre presidente y consejero delegado. Ese sería el único movimiento que podría justificar esta operación, según los expertos, pues Pemex lleva mucho tiempo siendo socio de Repsol con una presencia testimonial con lo que incrementar la posición sólo sería para buscar un mayor control en la actividad diaria de la petrolera. Por su parte, Sacyr Vallehermoso busca en la petrolera la diversificación que se le ha exigido al resto de compañías del sector para reducir la dependencia del mercado constructor español. Roberto Vázquez, broker de mesa de Hanseatic Brokerhouse  admite que "para Sacyr también es una buena noticia al menos a corto plazo porque eleva el control sobre Repsol sin necesidad de realizar inversiones y su participación se revaloriza a la vez que aumenta el poder para fijar la política de dividendos". El protagonismo de La Caixa surge cuando, con esta operación, pone en valor una participación que no se le está reconociendo. Los expertos consultados por Estrategias de Inversión aseguran que La Caixa tiene una “posición financiera”, no estratégica, en la petrolera con lo que le vendría bien que llegara a 27 euros para deshacer sus posiciones. Estos mismos expertos reconocen que si la petrolera alcanzara este precio – una revalorización del 36% desde los precios actuales- Luis del Rivero no tendría ningún problema para refinanciar su deuda y le vendría bien para sanear sus cuentas pues el acuerdo le va a permitir a la constructora negociar en condiciones menos desfavorables la refinanciación del crédito de 5000 millones que vence este año.

Nicolás López, director de análisis de MG Valores reconoce que “es difícil saber el impacto de esta noticia mientras no sepamos en qué consistirá el cambio de estrategia propuesto. Una de las reclamaciones de Sacyr era incrementar el dividendo, Pemex no sabemos de qué forma puede enfocar el futuro de Repsol (…)” Lo que es cierto es que todo lo que suponga una pelea por el control de una compañía, “será un aliciente especulativo de corto plazo por lo que la reacción más lógica es que anime a las cotizaciones de las compañías implicadas”. De hecho, desde Hanseatic Brokerhouse reconocen que "aunque a corto plazo la petrolera puede llegar a revalorizarse, el problema viene a más largo plazo debido a la lucha de poder interna de interés de los accionistas debido a las desavenencias entre Brufau y Luis del Rivero".  

Acciones de Repsol y Sacyr, de la mano

Eso, la teoría. La práctica deja una revalorización de más del 10% en los títulos de Sacyr Vallehermoso, que abre en los 5.16 euros. Repsol eleva en algo más del 5% el precio de sus acciones – que alcanzan los 19.83 euros- mientras que Caixabank sube algo más del 1% en los primeros minutos de negociación. En este momento ¿qué hacer con los títulos? ¿Es momento de comprar? Desde Inverseguros recomiendan comprar a pesar de que los rumores pondrán en jaque el futuro del actual presidente “lo que puede restar brillo a la petrolera”.

Los expertos consultados por Bloomberg reconocen que los títulos de Repsol están muy infravalorados. De hecho, la recomendación es la de comprar con un objetivo en 26.8 euros. Josep Prats, director de gestión de patrimonios de Ahorro Corporación reconoce que por debajo de 30 euros “está por debajo de su valor en base a fundamentales. Teniendo en cuenta, además, el dividendo que da la compañía y con una perspectiva de estabilidad en los precios del petróleo, debería irse por encima de los 23-24 euros a corto plazo”. A más largo plazo, no descarta incluso los 30 euros. Algo más modesta es la recomendación de ODDO Securities que ha iniciado la cobertura de la petrolera española con una valoración de 22 euros/acción y estimación de neutral pues "a pesar de la buena evolución de los activos, la compañía  cotiza a 1.42 veces el PER de 2012 relvativo versus sector y el cash flow es el más elevado del sector".
 
Si hay algo que tienen en cuenta los analistas es que la cotización de Sacyr Vallehermoso irá de la mano de la de Repsol. El análisis intradía  de ambas compañías muestra que la constructora "desde un punto de vista estríctamente técnico está en tendencia bajista de largo plazo con las medias móviles cruzadas a la baja y serie de precios descontando una estructura de máximos decrecientes". Un rebote que permite purgar la elevada sobreventa acumulada "sólo sería fiable si el precio consigue recuperar a cierre diario el máximo significativo más próximo que se encuentra en 5,33 euros". El soporte más próximo pasa a ser la banda inferior del hueco de apertura de hoy que se encuentra en 4,69.

Estrategias en las compañías implicadas

Este experto reconoce que el principal beneficiado del acuerdo es Sacyr que "por un lado mejora su estructura de flujos futuros en un entorno hostil de financiación y por el otro abre una puerta a una posible operación corporativa sobre Repsol de la que dispone un elevado porcentaje". Una posición de venta en Repsol y compra en Sacyr Vallehermoso, permitiría eliminar parte del riesgo diferencial del mercado y sacar provecho del escenario planteado.

Diferencial en gráfico diario entre Sacyr y Repsol


Respecto a CaixaBank, Miguel Cedillo, analista independiente reconoce que “el título tiene un soporte en la zona de 3.43 euros por acción y los 3.34 euros. En gráfico intradiario, se puede apreciar una resistencia en la zona e 3.63 euros”. El análisis intradía de la compañía  muestra que "el escaso volumen negociado en las últimas sesiones activa las señales de alerta. Además no podemos olvidar que la tendencia de fondo es bajista; las medias se han cruzado a la baja y la serie de precios muestra una estructura de máximos decrecientes. En este contexto exigimos una recuperación a cierre diario de 3,62 acompañada por un volumen superior a la media antes de apuntarnos a un posible rebote".