Análisis técnico comparado entre Repsol y Sacyr Vallehermoso.
Repsol. El rebote encuentra la primera resistencia significativa en 20,84.

La acción encadena dos huecos de apertura al alza consecutivos y comienza a testar el primer máximo significativo alcanzado en 19,69. Por el momento calificamos el movimiento de un rebote a corto plazo y nos ajustamos a nuestro escenario bajista de fondo adoptado tras la pérdida de la directriz alcista de largo plazo (línea roja discontinua) y el cruce a la baja de las medias móviles de 40 y 200 sesiones.

Una consolidación a cierre diario por encima de este nivel dejaría al precio sin resistencia significativa hasta la zona comprendida entre 20,84 y la directriz bajista que parte de máximos de JUL11. Si no asistimos a ese cierre y el precio termina por tapar el hueco de apertura de hoy con banda inferior en 18,90, podríamos sumarnos al rebote con un stop más ajustado por debajo de 18,22, banda inferior del hueco al alza de ayer.

Repsol en gráfico diario



Sacyr Vallehermoso. Con cierre superior a 5,33 el rebote gana fiabilidad.

Nos encontramos ante una compañía que ha presentado un incremento de volumen constante a lo largo del último año (ver histograma de media de 252 sesiones de volumen en ventana inferior del gráfico). Circunstancia que apunta a un interés del mercado en la compañía pese a su mal comportamiento y elevada volatilidad. Una futura operación corporativa justificaría esta gran fase de acumulación.

Por el momento y desde un punto de vista estrictamente técnico nos encontramos en una tendencia bajista de largo plazo con las medias móviles cruzadas a la baja y la serie de precios presentando una estructura de máximos decrecientes. Un rebote que permite purgar la elevada sobreventa acumulada solo sería fiable si el precio consigue recuperar a cierre diario el máximo significativo más próximo que se encuentra en 5,33. El soporte más próximo pasa a ser la banda inferior del hueco de apertura de hoy que se encuentra en 4,69.

Sacyr Vallehermoso en gráfico diario



Pemex elevará su participación en Repsol desde el 4,87% actual hasta el 9,8% y alcanza un acuerdo con Sacyr-Vallehermoso, primer accionista de Repsol con una participación del 20% para sindicar sus derechos de voto. De esta forma la participación conjunta sumaría el 29,8%, cerca del límite legal del 30% para lanzar una OPA por la totalidad de la compañía.

Con este movimiento Sacyr y Pemex buscan maximizar su representación dentro de los órganos gestores y administrativos de Repsol. Circunstancia que permitiría aumentar la retribución por dividendo que beneficiaría a Sacyr. Por otro lado, diversas fuentes, apuntan a que Pemex facilitará la financiación del préstamo de 5.000M de EUR que adquirió Sacyr para adquirir el 20% de Repsol.

En este contexto consideramos que la principal beneficiada del acuerdo es Sacyr que por un lado mejora su estructura de flujos futuros en un entorno hostil de financiación y por el otro abre una puerta a una posible operación corporativa sobre Repsol de la que dispone un elevado porcentaje. Una posición de venta en Repsol y compra en Sacyr Vallehermoso, permitiría eliminar parte del riesgo diferencial del mercado y sacar provecho del escenario planteado.

Diferencial en gráfico diario entre Repsol y Sacyr Vallehermoso