Repsol YPF invertirá más de 3.200 millones de euros en la ampliación de su refinería de Cartagena, con lo que la planta duplicará su capacidad de producción hasta los 11 millones de toneladas anuales, unos 220.000 barriles al día. Esta inversión, aprobada por el Consejo de Administración de esta compañía, fue anunciada hoy por el director general de Downstream de Repsol, Pedro Fernández Frial, al presidente de la Comunidad Autónoma de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, y a la alcaldesa de Cartagena, Pilar Barreiro, durante la visita que realizaron a esas instalaciones.
Según la compañía, el proyecto, cuya puesta en marcha está prevista para 2011, dará empleo a más de 6.000 personas durante la construcción y generará cerca de 700 puestos de trabajo una vez que entren en operación las nuevas instalaciones. La construcción de las nuevas instalaciones dará trabajo a más de 6.000 personas y su puesta en funcionamiento reducirá el déficit de gasóleo en España. El grupo presidido por Antonio Brufau inscribe esta inversión en "su firme apuesta por el desarrollo económico y social del país". La inversión ha sido aprobada hoy por el consejo de administración de la petrolera, el mismo día en que el presidente de Murcia, Ramón Lluis Valcárcel, visitó junto a la alcaldesa de Cartagena, Pilar Barreiro, la refinería, donde les recibió el director general de 'downstream' --refino y marketing-- del grupo, Pedro Fernández Frial. La puesta en marcha de la nueva planta está prevista para 2011 y, una vez en operaciones, generará cerca de 700 empleos. El desarrollo del proyecto incluye más de 3,5 millones de horas de ingeniería y 20 millones de horas de construcción. Combustibles limpios La nueva refinería se convertirá en uno de los principales enclaves de producción de combustibles limpios para el transporte en España y destacará en destilados medios como el gasóleo, a los que dedicará el 50% de la producción. Repsol, que se encuentra en un proceso de desinversión en activos no estratégicos y que prepara un plan estratégico centrado en el crecimiento orgánico, explica que la ampliación de la planta de Cartagena cumple sus objetivos en la actividad de refino, entre los que figuran la mejora de la capacidad de destilación. El proyecto forma parte además del programa de Repsol para adaptar sus instalaciones a la producción de combustibles limpios para el transporte, impulsar el uso de biocarburantes y mejorar la eficiencia energética. La nueva planta incluirá unidades de destilación atomosférica, de destilación a vacío, de 'hydrocracking', de desulfuración y de coquización, así como de producción de hidrógeno. Además, tendrá adosada una planta de cogeneración de 40 megavatios (MW). En total, la planta dispondrá de 300.000 nuevos metros cúbicos de almacenamiento y ocupará 60 hectáreas de nueva superficie. Su consumo eléctrico rondará los 70 MW y el complejo contará con cera de 1.000 kilómetros de tuberías y otros 4.500 kilómetros de cable. Repsol calcula que el proyecto concentrará el 18% del empleo industrial de la comarca de Cartagena y aportará al conjunto de la región un VAB (Valor Añadido Bruto) equivalente al 2,5%.