El Gobierno argentino ha anunciado su intención de prohibir a Repsol YPF y al resto de petroleras en el país la exportación de combustibles líquidos, gasolina y gasóleo y ha ordenado que los precios de estos productos vuelvan a su coste del pasado 31 de octubre. De este modo, el combustible se volcará en el mercado interno hasta nueva orden, ya que éste sufre un déficit de estos productos y un aumento considerable de precios.
El secretario de comercio interior se ha reunido con los Repsol YPF y el resto de petroleros y les ha anticipado que la decisión estaba tomada, que hasta que no estuviera normalizado el mercado interno. Así, no se va a extender ninguna autorización para la exportación de combustibles líquidos. Actualmente, para que las petroleras puedan exportar deben pedir permiso a la Secretaría de Energía.