El resultado neto hasta septiembre crece un 37%, con el Brent cotizando a una media un 39% más alta que un año atrás y descenso del 8% en la cotización media del Henry Hub. Upstream duplica el resultados y Downstream consigue beneficio por importe de 1.098 millones de euros. Repsol ha superado con dos años de antelación los objetivos de su Plan Estratégico 2016-2020 y ha presentado ya uno nuevo, 2018-2020.

Repsol Upstream Noruega

Repsol es un grupo de empresas que realiza todas las actividades del sector de hidrocarburos de manera integrada, incluyendo la exploración, desarrollo y producción de crudo y gas natural, el transporte de productos petrolíferos, gases licuados del petróleo (GLP) y gas natural, el refino, la producción de una amplia gama de productos petrolíferos y la comercialización de productos petrolíferos, derivados del petróleo, productos petroquímicos, GLP, gas natural y gas natural licuado (GNL).

Los últimos hitos en la historia del Grupo parten del acuerdo en 2014 con el Gobierno de Argentina, según el cual se reconocía el derecho de Repsol a percibir 5.000 millones de dólares como compensación por la expropiación del 51% del capital social de YPF e YPF GAS y las garantías para su pago efectivo. 

En 2015 se hace con el 100% de la Compañía petrolera canadiense Talisman Energy por valor de 8.300 millones de dólares estadounidenses (6.640 millones de euros), más la deuda. La operación convierte al grupo en uno de las mayores empresas privadas del sector energético, con presencia en unos 50 países y con más de 27.000 empleados. Esta operación reafirma a Repsol como una empresa integrada con un modelo de negocio más equilibrado y más competitivo, debido a la mejora de la cartera de activos tras la incorporación de activos de calidad en países estables geopolíticamente.

 En 2018, incorpora a su oferta comercial la electricidad de bajas emisiones y el gas natural. Con esta operación, da un paso en el cumplimiento de su hoja de ruta para la transición energética, al operar en un negocio de bajas emisiones, con una posición rentable y de largo plazo, y en línea con su compromiso en la lucha contra el cambio climático.

En la actualidad se trata de un grupo multienergía presente en todo el mundo. Dentro de todas las actividades que engloban el negocio del grupo, el Upstream es el inicio de su actividad. Con este término se engloba todo lo que Repsol hace desde la exploración, al desarrollo y a la producción de petróleo y gas en todo el mundo.

En el negocio de Downstream es donde procesa, transforma y comercializa los productos y soluciones energéticas que la sociedad necesita.

RESULTADOS 9M2018

Repsol obtuvo un beneficio neto de 2.171 millones de euros en los primeros nueve meses del ejercicio 2018, un 37% más que los 1.583 millones de euros del mismo periodo del año anterior. El beneficio neto ajustado, que mide específicamente la marcha de los negocios de la compañía, aumentó un 11%, hasta los 1.720 millones de euros, frente a los 1.543 millones que se registraron entre enero y septiembre de 2017.

Se trata de un periodo que estuvo marcado por los mayores precios del crudo (con el Brent cotizando a una media un 39% más alta que en la misma etapa de 2017), y los menores precios del gas (con un descenso del 8% en la cotización media del Henry Hub).

El negocio de Upstream mantuvo el comportamiento positivo desarrollado durante el año, con un resultado de 1.015 millones de euros, que duplica el obtenido entre enero y septiembre de 2017 (487 millones de euros).

El área de Downstream obtuvo un resultado de 1.098 millones de euros, con un mejor comportamiento de los negocios de Gas & Power, Marketing y GLP (Gas Licuado del Petróleo). Por su parte, las áreas de Refino y Química siguieron afectadas por la debilidad del dólar frente al euro y por un entorno internacional más complejo, a lo que se añadieron las paradas de mantenimiento realizadas en algunas de las instalaciones industriales.

El EBITDA de la compañía ascendió hasta los 5.833 millones de euros, un 24% más que los 4.715 millones del mismo periodo del año anterior, muestra de la solidez del modelo integrado de Repsol.

Durante el periodo, Repsol redujo su deuda neta un 63% respecto al cierre del ejercicio 2017, hasta situarse en 2.304 millones de euros. Por su parte, la liquidez, a finales de septiembre ascendía, aproximadamente, a 9.300 millones de euros.

 

RESULTADOS20162017%16/171S2018
COTIZACIÓN13.4217.749.83%16.76
CIFRA DE NEGOCIO*37.433.00043.448.00016%23.497.000
BDI*1.736.0002.121.00022.17%1.565.000
CASH FLOW*4.265.0004.520.0005.97%2.574.000
DIVIDENDOS*1.157.8581.176.1001.57%0
ACCIONES*1.465.6441.527.3964.21%1.596.174
CAPITALIZACIÓN*19.668.94222.513.81714.46%26.751.876
PATRIMONIO NETO*31.111.00030.000.000-3.57%30.868.000

*Dato dividido entre 1.000

RATIOS20162017
VC21.2219.6
PVC0.630.75
VPA25.5428.45
PSR0.530.52
RCN5%5%
ROM9%9%
YIELD5.88%5.22%
PAY-OUT66.69%55.45%
BPA1.181.39
CBA-17.8%
PEG-0.59
PER11.3310.62
INV.PER0.0880.094

PERSPECTIVAS DE NEGOCIO

En cuanto a una perspectivas global, según las últimas previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) (World  Economic  Outlook Octubre 2018), se espera un crecimiento mundial del 3,7% en 2018, misma cifra que durante el conjunto de 2017, y también del 3,7% en 2019.  Riesgos macro por las medidas proteccionistas implementadas recientemente que ya están causando una disrupción del comercio y, en caso de profundizarse, podrían frenar considerablemente la actividad global. Por otro lado, la inflación se mantiene por ahora relativamente contenida en EE.UU., pero un mayor repunte podría obligar a una normalización más acelerada de la política monetaria, infligiendo más daño sobre los países emergentes dependientes de la financiación en dólares. Otros desarrollos adversos, como problemas financieros en Italia o China, podrían desencadenar una desaceleración global significativa.

En el mercado del crudo, el precio ha seguido su tendencia al alza en 2018, alcanzando en septiembre niveles alrededor de los 85 dólares por barril ($/Bbl) de crudo de calidad Brent, un 30% por encima del cierre de 2017 y un 200% por encima de los mínimos de 2016. El balance apunta a un mercado relativamente en equilibrio entre la oferta y la demanda, incluso con una trayectoria de inventarios en la OCDE de continuas reducciones. La OPEP ha continuado con su política de finales de 2016, y si bien la media de cumplimiento se sitúa alrededor del 120% en lo que llevamos de 2018, a lo largo del año el compromiso con los recortes ha llegado a alcanzar cumplimientos superiores al 170%. Estos altos niveles de cumplimiento responden en gran medida al declino masivo que viene registrando la producción de Venezuela con caídas de cerca de 800 mil Bbl/d en un año.  Por otro lado, la reimposición de sanciones de EE.UU. a Irán, tras la salida del primero del acuerdo nuclear a principios de mayo, ha venido tensionando el mercado. Ya son muchos los compradores de crudo iraní que vienen buscando alternativas al mismo, lo que ha hecho que su producción y exportaciones se resientan.  

En definitiva, la situación actual es la de un mercado relativamente en equilibrio, aunque con un potencial déficit de oferta, lo que en conjunto mantiene los precios por encima de los 80 ($/Bbl). En los nueve primeros meses del año, el precio del Brent se situó en una media de 72,1 $/Bbl mientras que el crudo WTI ha promediado 66,8 $/Bbl, situando el diferencial entre ambos en los 5,3 $/Bbl.

En lo que respecta al precio del gas natural estadounidense, el Henry Hub promedió 2,9 $/mmBtu en los nueve primeros meses de 2018, un 8% menos que el mismo periodo de 2017. A pesar del incremento de la producción, el tirón de la demanda interna (principalmente la generación eléctrica), el mantenimiento de unos niveles de inventarios en valores muy por debajo de la media de los últimos cinco años y el buen ritmo exportador, ejercieron de soporte para cerrar el trimestre con un balance más ajustado.

Repsol Upstream

PLAN ESTRATÉGICO

Repsol ha actualizado su Plan Estratégico 2016-2020 tras haber superado con dos años de antelación todos los objetivos que se fijó en dicho plan. El nuevo Plan estratégico 2018-2020 está orientado al crecimiento y a la creación de valor y se basa en tres pilares: remuneración creciente al accionista; crecimiento rentable de sus negocios (Upstream y Downstream); y desarrollo de nuevos negocios vinculados a la transición energética.

La compañía seguirá aumentando la retribución al accionista, una media anualizada del 8%, hasta 0,95 euros por acción en 2019 y un euro en 2020, mediante la fórmula de scrip dividend, junto con un programa de recompra de títulos que evitará la dilución de quienes opten por cobrar en efectivo.

Entre 2018 y 2020, Repsol prevé invertir 15.000 millones de euros, repartidos en un 53% en su negocio de Upstream (Exploración y Producción) y en un 45% en Downstream (Refino, Química, Marketing, Lubricantes, Trading, GLP, Gas & Power) y en activos de bajas emisiones de CO2.

Destinará 2.500 millones de euros a proyectos energéticos de bajas emisiones de CO2 y desarrollará nuevas oportunidades de negocio a largo plazo. De acuerdo con su compromiso en la lucha contra el cambio climático, Repsol reducirá sus emisiones de CO2 en 2,1 millones de toneladas en 2020 respecto a 2016, incluso en una fase de crecimiento como la que afronta la compañía.

Prosiguiendo con su criterio de prudencia, el Plan Estratégico 2018-2020 podrá autofinanciarse a 50 dólares/barril (crudo Brent), precio en el que la compañía garantiza además el mantenimiento de una elevada flexibilidad financiera y de un nivel de deuda muy inferior a la media del sector.

Por otra parte, ha anunciado la venta de actividades en Rumanía y Angola con el fin de centrarse en negocios más rentables.

VALORACIÓN FUNDAMENTAL

En positivo el programa de recompra de acciones propias y su amortización. La consecuencia directa para los actuales accionistas de este tipo de operaciones es una mejora de su rentabilidad. Concretamente, la Junta General Ordinaria de Accionistas de Repsol, celebrada el 11 de mayo de 2018, acordó una reducción de capital mediante amortización de acciones propias con la finalidad de compensar el efecto dilutivo de las ampliaciones de capital liberadas que se han formalizado en el ejercicio 2018. La reducción de capital se realizará mediante la amortización de la autocartera existente a 4 de abril de 2018 y de las acciones que se adquieran a través de un Programa de recompra de acciones y, en su caso, a través de la liquidación de derivados contratados con anterioridad al 4 de abril de 2018.

Mantiene unas cifras de inversiones previstas bastante comedidas (4.000 millones de euros) y se centra en continuar reduciendo deuda y mejorando su solidez financiera.

Estimamos un cierre de ejercicio 2018 con BPA de 1,8 euros y 1,9 EUR para 2019, bajo un entorno del precio del crudo de 80/90 USD el barril y un aumento de la producción prevista por el grupo del 8% de aquí a 2020. Bajo estas previsiones el PERe de 8.2v tiene recorrido al alza frente a la media sectorial; descuento también por PCFe y el mercado paga únicamente 0.75 veces su valor en libros. Rentabilidad sobre dividendos superior al 5.5% y balance saneado. Somos positivos con el valor a medio plazo.

Proyección de Resultados 2018     
Cierre (28/11/2018)14.84Cifra de Negocio*48.864.000BDI*2.873.113
Patrimonio Neto*31.523.000Cash Flow*4.500.000Dividendos*1.400.848
Empleos24.352Acciones*1.596.174Activo Total*60.796.000

*Dato dividido entre 1.000

Dividendos Ratios por Acción Valor Relativo Rentabilidad Valor Intrínseco 
Yield6%BPA1.8PER8.24RCN5.87%VC19.74
PAY-OUT50%CFA2.89PCF5.13ROM12.12%PVC0.75
  DPA0.9  ROE9.11%VI22