La renta per cápita de los españoles creció el 2,6 por ciento en 2008 respecto al año anterior hasta los 24.020 euros, aunque fue inferior a la media de la Unión Europea de los veintisiete, que alcanzó los 25.100 euros en el citado año, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Ocho comunidades autónomas se situaron por encima de la media nacional en términos de renta per cápita, encabezadas por el País Vasco, que alcanzó los 32.133 euros, y seguida de Madrid (31.110), Navarra (30.614), Cataluña (28.095), Aragón (26.323), Baleares (25.967), La Rioja (25.895 euros) y Cantabria (24.508). Además, a excepción de Cantabria, todas estas comunidades rebasaron la media comunitaria.