Renfe obtuvo 1.073 millones de euros de ingresos en el primer semestre de este año, 69 millones de euros más que en el 2006, que supone un incremento del 6,9%, informaron hoy fuentes de la empresa ferroviaria. Este crecimiento responde, según las mismas fuentes, al aumento de la demanda, que ha crecido en los diferentes servicios de trenes que ofrece la compañía. En los servicios de viajeros, de Cercanías, Larga y Media Distancia, entre enero y junio, los trenes de Renfe fueron utilizados por 265 millones de clientes, 600.000 más que en el primer semestre de 2006.