El grupo automovilístico francés Renault determinará a finales del presente mes de septiembre en qué medida puede afectar a su filial española el plan de bajas anunciando ayer por la multinacional, que contempla el recorte de 6.000 empleos. El ajuste de plantilla de la firma del rombo afectará a 6.000 trabajadores, de los que 1.100 corresponderán a filiales de la compañía fuera de Francia. A cierre de 2007, la plantilla de la empresa en España estaba formada por unos 11.000 trabajadores.