El consejero delegado de Opel, Nick Reilly, considera que el plan de reestructuración de la filial europea de General Motors presentado hoy mejora el que planteó en su día Magna porque supone 2.000 despidos menos y reduce en 2.000 millones de euros los recursos que se espera obtener de los gobiernos europeos.